gallery/portada blog
formulario de contacto guiarempresas

¿Qué es realmente el servicio al cliente?

 

 

Cuando hablamos de atención al cliente y de brindarle un buen servicio, hablamos de entender que el cliente es la persona más importante en nuestro negocio. Podemos tener un producto o servicio excelente para vender, un local amplio, tecnología que ofrecer, pero sin el cliente, el negocio cierra.

 

El servicio al cliente no es una estrategia de marketing, es una actitud.

Para brindar un buen servicio, es necesario que todo el personal comprenda:

  1. Que el cliente no interrumpe nuestro trabajo, sino que es la razón del mismo.
  2. El cliente no depende de nosotros, nosotros dependemos de él.
  3. No es alguien con quien se debe discutir ni mucho menos competir.
  4. No le estamos haciendo un favor, no es un extraño.
  5. El cliente forma parte de nuestro negocio, y debe sentirse identificado con la marca y el producto.
  6. Es un ser humano con emociones y sentimientos igual que nosotros.
  7. Solamente si logramos sorprender al cliente con algo no previsto, ocuparemos una posición.

 

Para ser competentes en un mercado en permanente crecimiento como este, tenemos que saber que los clientes esperan ser comprendidos, sentirse bienvenidos, importantes y cómodos. Desean productos de alta calidad con un fuerte respaldo de servicio y que podamos resolver de forma inmediata sus problemas.

Y como valor agregado, la mejor forma de hacer sentir a nuestro cliente especial, es el contacto después de la entrega del producto, lo que permite no solo medir, sino también valorar su satisfacción. De esto depende que vuelva.

 

¿Cömo te estás comunidando con tus clientes?

El éxito en la relación con los clientes dependerá de tu habilidad para enviar mensajes claros.

Debes ser conciente de que siempre estas comunicando, incluso con los silencios. En un mundo colmado de información, la comunicación se consigue no solo cuando logramos captar la atención del cliente, sino cuando llegamos a su corazón y recibimos su respuesta. 

 

Por eso, es importante saber que lo verdadero no es lo que dice quien emite el mensaje, sino lo que entiende quien lo recibe. Y para enviar mensajes claros, primero debemos conocer al cliente, y para conocerlo es preciso escucharlo.

La escucha  activa y efectiva es un hábito, como así también es la base para una comunicación efectiva.

Para comenzar una conversación con el cliente, es importante crear un clima agradable, prepararnos con una actitud positiva, dejar de hacer cualquier otra actividad y focalizar nuestra  atención en el tema. Dejar nuestras emociones en suspenso, como también los prejuicios y opiniones. Tenemos que escuchar con  los oídos pero también  con los ojos y el resto de los  sentidos, y prestar atención a los signos no verbales que muestre el orador. Involucrarnos, sentir empatía, y demostrar interés y apertura. Para entender a nuestro cliente, deberíamos ser capaces de repetir con nuestras palabras lo que la otra persona haya  dicho. Esto no implica estar  de  acuerdo  con lo que el  otro está diciendo, sino comprender lo que se dice.

 

El objetivo en toda acción de comunicación, es la búsqueda de la ganancia mutua siempre. Crear un campo común que mejore la comunicación para esclarecer, explorar y descubrir el problema o la necesidad, es vital para cuidar a nuestros clientes.

Y si nos mantenemos cerca, podremos darle lo que necesitan antes de que lo pidan. Esto es satisfacción al cliente.

 

Te invito a realizar el curso gratuito y virtual de Atención al Cliente con herramientas digitales, que te ayudará a mejorar tu servicio.